técnicas de posición correctas para el amamantamiento

Aunque el amamantamiento es un método “natural” de alimentar al bebé, es algo que hay que aprender para que resulte efectivo y placentero. Lo primero que usted debe aprender es como ubicar correctamente a su bebé en el pecho.

La posición correcta tiene implicaciónes de largo alcance. Primero, le permite al bebé vaciar el pecho de la forma más eficiente posible. A su vez, un vaciado eficiente estimula a los pechos a producir la cantidad de leche exacta que su bebé necesita. Segundo, una posición correcta ayuda a prevenir o disminuir dolor en los pezones.

Una vez que el bebé ha aprendido a tomar el pezón en forma correcta y obtener la leche en forma eficiente, se dice que el bebé esta prendido al pecho. Muchas madres y sus bebés aprenden esta relación fácilmente; pero muchas otras necesitan instrucción, práctica, tiempo, y paciencia. Los primeros días son críticos para el éxito en la relación de amamantamiento. Por lo tanto, tómese tiempo durante el período inicial para ubicar a su bebé en forma correcta para que se prenda a su pecho.

El pecho es una verdadera “fábrica de leche” que trabaja sobre la base de oferta y demanda. Por lo tanto, para producir leche, hay que estimular a los pechos.

Cuando usted está embarazada, sus pechos se llenan de calostro, la primera substancia nutritiva vital que su bebé recibe. Después de dar a luz, una respuesta hormonal compleja y la estimulación producida por el bebé al chupar el calostro de sus pechos, le indican a su cuerpo que tiene que producir leche. Gracias a otra señal hormonal, la leche pasa a través de un sistema profundo de conductos dentro del pecho a los senos lácteos directamente detrás del areola, el círculo más oscuro que rodea al pezón. Su trabajo es ubicar a su bebé para que sus mandíbulas aprieten esos senos y por lo tanto muevan la leche hacia el pezón y su boca. Cuando las mandíbulas de su bebé aprietan los senos, tanto el pezón como la areola se ubican hacia el fondo superior de su boca. Allí, el paladar del bebé los acolchona y protege  mientras   su   lengua   empuja  hacia arriba en un movimiento de ordeñado y vacía el pecho. Un pecho vacío le señala al cuerpo que produzca más leche, y por lo tanto, el proceso continúa generando exactamente la cantidad de leche que su bebé necesita.

Para que este proceso trabaje eficientemente, usted debe:

  • sostener al bebé para que encare al pezón directamente
  • mantener los dedos por detrás de la zona que va entrar en su boca
  • apretar sus dedos livianamente hacia sus costillas para mantener al pezón extendido lo más posible
  • guiar e insertar la areola centrando el pezón en la boca del bebé y apuntándolo hacia el fondo superior de la boca del bebé
  • sostener al bebé junto a su cuerpo

El bebé tiene que:

  • encarar al pezón en forma directa
  • abrir su boca grande
  • llevar el pezón hacia la parte del fondo superior de su boca
  • ubicar sus encías por detrás del pezón, en la areola
  • poner su lengua hacia adelante, “acunando” el pezón y la areola

La mayoría de las madres generalmente usan las tres posiciones siguientes para dar el pecho. Aunque usted quizás prefiera aprender una, se sugiere que pruebe todas las posiciones, y de vez en cuando alterne las posiciones por variedad e incluso estimulación. Si sus pezones le duelen, se recomienda alternar las posiciones para cada comida. En cualquiera de las posiciones, trate de ponerse lo más cómoda posible. Use ropa que le permita acceso fácil a los senos; elija un lugar quieto y tranquilo; tenga almohadas, pañuelos, y un vaso de agua o jugo cerca; y, si desea, pida a alguien que le dé apoyo y ánimo.

Por favor lea todas las técnicas de posición antes de seleccionar una.

la posición tradicional o de cuna

Esta es la posición de amamantar más conveniente para muchas madres y será probablemente la que usted use más seguido.

  • 1. Siéntese bien en un sillón cómodo con una almohada en su espalda para ayudarla a inclinarse ligeramente hacia adelante. Usted puede poner otra almohada en su regazo para apoyar al bebé. Sus pies pueden descansar en algo para levantar su regazo.
  • Sostenga al bebé de tal modo que el brazo del bebé más cercano a su cuerpo pueda ubicarse alrededor de su cuerpo de usted y la cabeza del bebé esté acunada en el doblez de su brazo. Su mano podrá entonces agarrar la pierna o las nalgas del bebé de tal modo que su brazo apoyo todo el cuerpo del bebé.
  • Las orejas del bebé tienen que estar alineadas con sus hombros. Cuando está en esta posición, el bebé no necesita voltear su cabeza para recibir el pecho. Usted debe ubicar la cara de su bebé de tal modo que el pezón sea fácilmente accesible a su boca sin necesidad de que usted gire su cuerpo.
  • Con la mano libre, sostenga el seno de tal modo que su pulgar e índice estén en lados opuestos del pezón y que el resto de su mano sostenga el seno desde abajo. Asegúrese que sus dedos estén suficientemente lejos del pezón, más o menos a unas dos pulgadas (5 cm), para evitar que interfieran con que el bebé se prenda al pecho. Apretando ligeramente el seno hacia sus costillas ayudará a que el pezón sobresalga.
  • Guíe el pezón hasta que toque los labios del bebé, lo cual le hará abrir su boca grande y buscar el pezón.  (Si el bebé no busca, usted puede poner su dedo en la boca del bebé para que empiece a chupar y luego transferirlo al seno.) Al principio, esto puede llevar uno o dos minutos y requiere paciencia.
  • Cuando el bebé abre su boca, use el brazo con el que lo apoya para acercarlo más a su cuerpo. Al mismo tiempo, inclínese un poco hacia adelante.
  • Ponga el pezón con cuidado en la boca del bebé y apúntelo un poco hacia el fondo superior del paladar. Cuando su bebé se prenda al pecho, sus encías tendrían que estar en la areola sin tocar el pezón mismo.
  • Acerque las piernas del bebé hacia usted ubicando su cuerpo suavemente para ayudarlo a que su nariz no se tape con el pecho. Si es necesario, apriete su pecho cerca de la nariz del bebé con su pulgar para permitirle que tenga espacio para respirar.
  • Cuando el bebé empiece a chupar, relaje los hombros pero continúe sosteniéndolo cerca. Use almohadas si eso la ayuda.

Si siente alguna molestia, repita nuevamente los pasos anteriores. Asegúrese de que el bebé tenga el pezón adentro de su boca y que sus encías estén en la areola. No permita que el bebé se separe de usted y chupe la punta del pezón.

la posición de “fútbol”

Esta posición es particularmente buena para las madres que han tenido Cesáreas o que tienen malestar abdominal. Se recomienda también cuando el bebé es muy activo o si el bebé tiene dificultad para agarrar la areola.

  • Siéntese en una posición cómoda en un sillón grande o en una cama. Ponga almohadas a su lado hasta el nivel de su pecho y por detrás de usted para mantener su cuerpo hacia adelante separado del respaldo del sillón.
  • El bebé tiene que estar acostado de espaldas apoyado por su brazo de usted y las almohadas.
  • Ponga su brazo debajo del bebé, sosténgalo cerca de su cuerpo con el mismo brazo. Los pies del bebé tienen que extenderse por detrás de su espalda y la cara tiene que estar enfrentándola a  usted. Use su antebrazo para mantener el cuerpo del bebé junto a usted y para sostener sus hombros. Use su mano para sostener la cabeza y el cuello del bebé.
  • Con su mano libre, sostenga el seno con su pulgar e índice. Asegúrese que los dedos estén lejos del pezón para que el bebé pueda agarrar la mayor parte de la areola, la parte oscura del seno.
  • Use su pezón para hacerle cosquillas en el labio superior del bebé y hacerle abrir la boca y que busque el pezón. Al principio esto puede llevar unos minutos y requerir paciencia.
  • Cuando la boca del bebé se abra, acercando el bebé hacia usted mientras usted se inclina levemente hacia él, ponga el pezón en la boca del bebé. Asegúrese que las encías del bebé estén alrededor de la areola.
  • Cuando el bebé empieza a chupar, relaje el cuerpo lo más posible, pero continúe sosteniendo al bebé cerca de usted. Asegúrese que el bebé continúa sosteniendo la areola firmemente. Si siente alguna molestia después del primer minuto, empiece nuevamente usando los pasos anteriores. Controle para estar segura que el bebé tiene el pezón en su boca y que sus encías rodean la areola. No le permita al bebé separarse de su cuerpo y chupar la punta del pezón.

la posición acostada

Esta técnica es un poco incómoda hasta que el bebé haya aprendido a chupar fácilmente. Sin embargo, con práctica, es un forma placentera de alimentar a su bebé que le permite al mismo tiempo descansar. Los dos pueden terminar a veces tomando una siesta.

  • Acuéstese de costado en una superficie plana poniendo almohadas como apoyo alrededor de su cabeza y hombros. Su pecho del lado que va a amamantar tiene que apoyarse sobre la superficie de la cama para que el pezón apunte hacia el bebé. Durante todo la comida puede haber una tendencia a ponerse de espaldas, causando que el bebé tire de la punta del pezón en una posición incómoda. Para prevenir esto, ponga almohadas a su espalda para mantener su cuerpo de costado. Algunas madres prefieren empezar a amamantar sosteniendo su cabeza con el codo y luego bajarlo para descansar en el almohada una vez que el bebé empieza a chupar.
  • Acueste al bebé de costado poniéndole la cara directamente en frente del pezón que usted le ofrece. Puede usarse una almohada o una frazada enrolladas para evitar que el bebé se dé vuelta de espaldas.
  • Las orejas del bebé tienen que estar en línea directa con sus hombros. Si está puesto de esta manera, el bebé n necesitará voltear la cabeza. Acerque las piernas del bebé hacia usted manteniéndole el cuerpo de tal modo que su nariz quede libre.
  • Sostenga su seno con el pulgar e índice teniendo cuidado de mantener todos los dedos lejos del pezón.
  • Acerque el pezón hasta que toque el labio superior del bebé. Esto lo hara buscar el pezón.
  • Cuando el bebé abra la boca, gire su cuerpo más cerca. Ubique el pezón en la boca del bebé apuntando hacia el fondo superior del paladar. Las encías del bebé tienen que rodear la areola.
  • Cuando el bebé comience a chupar, relaje su cuerpo, manteniéndose de costado con el bebé cerca de usted. Acuérdese de comenzar desde el principio si siente alguna molestia en el pezón después del primer minuto.

Usted podrá necesitar mucha práctica para perfecionar las posiciones apropiadas. Acuérdese que su bebé también está aprendiendo! En cualquier momento que usted sienta que su bebé está prendido en forma inapropiada – su boca está abierta apenas, o el bebé parece estar masticando en vez de chupando, o se oye un chasquido en el fondo de su garganta, o su pezón le duele cuando él está chupando – rompa la succión suavemente insertando su dedo pequeño en el costado de la boca del bebé, separándolo de su seno. Respire hondo varias veces y empiece de nuevo. Tener al bebé prendido a la areola en forma correcta es uno de los pasos más importantes para una experiencia exitosa de amamantamiento.

Recuerde que dar el pecho es una experiencia que tanto usted como su bebé tienen que aprender. Los primeros intentos pueden ser torpes, pero con práctica y una actitud positiva, dar el pecho pronto se convertirá en algo natural para los dos.    

nmc library